Breaking News
Home / PAREJAS / Del Amor A La Obsesión: Los Celos

Del Amor A La Obsesión: Los Celos

Hay varias causas que pueden poner celosa a una pareja, pero hay formas de evitarlas.

El 40% de la población admite haber sufrido celos injustificados al menos una vez en la vida. Sin embargo, este interés en el ser querido puede pasar de una emoción normal a una obsesión ilusoria. Es entonces cuando aparecen los celos patológicos, un trastorno que causa angustia emocional desproporcionada y conduce a la pérdida total de control.

“Los celos son una sensación de incomodidad que generalmente es causada por la certeza, la sospecha o el simple temor de que el ser querido prefiera a una tercera persona.

Ante la sospecha de la aparición de un rival, surge el miedo a perder el amor de la pareja y sentimientos de angustia, humillación, baja autoestima e incluso depresión “,

explica María Gracia Lasheras Pérez, especialista en el Servicio de Medicina Psicosomática del Instituto Universitario Dexeus.

Celos como pareja Esto hace que se implemente un mecanismo de verificación completo (monitorear a la pareja después de salir del trabajo o verificar si están donde dijeron que iban) para eliminar lo que, en este momento, no son más que sospechas injustificadas :

nuestro socio muestra interés en otra persona, su paradero llega tarde o es desconocido.

Otras “señales de advertencia” que actúan como desencadenantes de los celos son un aumento en el círculo de amigos, la ilusión de ir a trabajar, mejorar o desinterés sexual. También hay situaciones de estrés derivadas de problemas económicos o laborales, entre otros, que reducen las defensas psicológicas y aumentan la expresión de celos.

Pero las sospechas pronto pueden convertirse en una certeza, ya que el comportamiento celoso (desconfianza, agresión, falta de afecto y acusaciones injustificadas) deja a la pareja cansada y aumenta considerablemente las posibilidades de un deterioro en la relación.

y una verdadera estafa.

Entre las características psicológicas que caracterizan los celos o que tienden a manifestar este tipo de emoción están la dependencia emocional, la baja autoestima, la desconfianza, la introversión y la falta de habilidades sociales.

En el origen de los celos, también se puede encontrar una experiencia traumática o una humillación sentimental que ha vivido antes.

En las primeras etapas, la presencia de la envidia suele estar oculta y viven en silencio para que no afecten la convivencia.

La consecuencia inmediata suele ser la aparición de síntomas depresivos. De hecho, los síntomas de depresión ocurren en el 66 por ciento de los casos de celos.

Celos patológicos

Celos apasionados

Se originan por temor a perder parejas, lo que lleva a una mayor ansiedad y agresividad. Momentos de suavidad se alternan con arrebatos y profundas molestias ante la degradante idea del engaño.

Celos obsesivos

Predominan los pensamientos recurrentes e incontrolables de infidelidad. Aunque está convencido de que sus sospechas no son ciertas, el sujeto no puede evitar esos pensamientos, por lo que realiza rituales de verificación para reducir su ansiedad.

Celos delirantes

Existe la creencia (incluso si es falsa o no tienes evidencia) de que tu pareja te está engañando. Suelen asociarse con síntomas clínicos de paranoia, demencia, depresión o alcoholismo.

Estas expresiones de celos están estrechamente relacionadas con la violencia doméstica y los crímenes pasionales.

Un alto porcentaje de agresores son patológicamente celosos y se estima que al menos el 10% de los homicidios matrimoniales son causados ​​por este trastorno.

¿Cómo combatir los celos?

Para combatir los celos, es esencial “un cambio de comportamiento, exponerse a situaciones que causen celos,

pero sin realizar rituales de verificación, y una modificación de los pensamientos que le permita al paciente darse cuenta de que sus ideas son irracionales y reemplazarlas por otras. “Dice Lasheras.

También es importante mejorar la relación mediante la adquisición de habilidades de comunicación que nos permitan expresar nuestras emociones y sentimientos,

mejorar la autocomprensión personal y la capacidad de expresar afecto.

Cuando los celos tienen un “alto componente obsesivo o están asociados con trastornos depresivos, se usan medicamentos antidepresivos, como los que actúan sobre la serotonina, un químico que transmite mensajes en el área del cerebro que controla las emociones”.

factores de personalidad, para que los celos puedan tratarse más tarde con otras estrategias terapéuticas, para saber cuáles son los factores que los alimentan y refuerzan y cómo controlarlos.

En el caso de los celos delirantes, se necesitan medicamentos antipsicóticos, que ayudan a mejorar ideas o pensamientos delirantes.

Sufrir celosamente de manera moderada es una respuesta emocional normal, pero sentirlo de manera exagerada e incontrolada lo hace patológico.
Esta es una señal de que hay algo mal psicológicamente. ¿Pero sabemos por qué estamos celosos? ¿Qué podemos hacer para superarlos?

¿Qué es la envidia?

Los celos son un sentimiento de miedo a perder al ser querido.

Los celos, de forma controlada y en pequeñas dosis, pueden ayudarnos a mejorar la relación, pero cuando los celos no son saludables, la causa de quienes la padecen desaparece.

Sus sospechas se basan principalmente en hechos infundados y el miedo constante a ser abandonado los lleva a ejercer un miedo constante a la pareja.

Aunque se debe saber que cuanto más seguros conozcamos a nuestra pareja y nuestra relación con ella, menos intensos y duraderos serán.

¿Por qué estamos celosos?

1. Falta de confianza en sí mismo: las personas inseguras a menudo no se sienten dignas de su pareja amorosa y esto les lleva a desconfiar de la sinceridad y el afecto de los demás.

Siempre piensan que su pareja puede conocer a alguien más atractivo en cualquier momento y tienen miedo de descubrir lo poco que realmente vale.

2. Experiencias familiares: una persona que ha presenciado escenas de celos con sus padres tiene más probabilidades de estar celosa que otra cuyos padres se sintieron seguros el uno del otro.

3. Experiencias vividas: las personas que alguna vez han sido traicionadas por alguien en quien confían tienen más probabilidades de desarrollar una personalidad envidiosa.

4. Trastornos psicológicos: las personalidades paranoicas, narcisistas e histriónicas tienen una gran tendencia a desconfiar constantemente de los demás y, por lo tanto, a desarrollar un celotipo.

Cómo controlar los celos

1. Evite los pensamientos destructivos que empeoran el problema de los celos y trate de reemplazarlos por otros con seguridad y confianza que lo ayuden a detenerlos.

Esfuércese por ser objetivo y aprenda a distinguir hechos reales de lo que su imaginación puede manipular.

Esto no es más que una conciencia real del problema y está tratando de hacer algo al respecto.

2. Trata de ser más tolerante y deja tu espacio a tu pareja: evita el impulso irreversible que te lleva a comprobar y preguntar siempre qué haces y con quién.

De esta manera, lo único que logrará es sentirse cada vez más abrumado y acosado.

3. Dígale a su amigo de confianza lo que está sucediendo y pida consejo. No olvides que ocultar el sufrimiento y negarlo lo hace cada vez más potente.

Los consejos y opiniones de otras personas ayudan a analizar lo que nos está sucediendo de manera objetiva y a encontrar soluciones en las que podríamos no haber pensado.

4. Reflexiona sobre lo que te está sucediendo y trata de aclarar tus ideas. Esto te ayuda a revelar tus sentimientos con sinceridad, a descubrir tus miedos, necesidades, etc.

Y cuando se descubra el problema, intente hacer todos los medios a su disposición para resolverlos.

5. Evite el uso de amenazas, hable claramente sobre lo que le está sucediendo, no se ciegue con ira y trate de encontrar soluciones al problema.

6. Evita culpar a alguien por lo que te está sucediendo. Intenta ser responsable de lo que sientes y no olvides que tus acciones dependen de ti y que eres la única persona que puede cambiar tu comportamiento antes de que te sientas.

7. Evite ser trágico cuando se trata de adoptar celos: haga un esfuerzo por apreciarlos como un síntoma de amor verdadero y evítelos cuando se salgan de control y se vuelvan dañinos.

Pero si aprendemos a controlar estos impulsos, los celos pueden ayudarnos a apreciar y valorar a la persona que está a nuestro lado y cuidar el amor del otro sin darlo siempre por sentado.

En algunos casos, cuando los celos son muy frecuentes, intensos y duraderos y ocurren sin razón, se vuelven patológicos.

Esto causa un sufrimiento intenso en quienes lo padecen, y en muchas ocasiones es recomendable acudir a un especialista en terapia de pareja.

También puedes ver

Sin Dinero 🤣

Los mejores memes de dinero acá en nuestra página web, descargalos y disfrútalos. Descarga y …